Elabore una lista de sus hábitos de alimentación. Mantener un "diario de alimentos" durante unos días donde anote todo lo que come y la hora en que lo hace le ayudará a descubrir sus hábitos. Por ejemplo, puede caer en la cuenta de que siempre quiere algo dulce cuando siente una baja de su energía a media tarde. Use planificación de menús (en inglés) [PDF-34KB] para elaborar la lista. Es bueno anotar cómo se sentía cuando decidió comer, especialmente si no tenía hambre. ¿Estaba cansado o estresado?

Algunas personas que hacen cambios drásticos en los niveles de dieta o ejercicio podrían caer más peso en las primeras semanas de esfuerzo. Recuerde, hacer cambios sólo durante un corto período de tiempo puede dar resultados al principio, pero cuando vuelva a los viejos hábitos, su peso volverá. Los investigadores de la UCLA encuestaron datos de 31 estudios de dieta diferentes y reportados en una edición de abril de 2007 del "American Psychologist" que la mayoría de personas que hacen dieta a recuperar el peso perdido en pocos años. Hacer pequeños cambios en su dieta que se puede vivir con los siglos de la creación de un estilo de vida más activo, la búsqueda de movimiento que le guste, es la única manera segura de alcanzar y mantener un peso saludable.
En cuestión de dietas, hay algunas que son señaladas como perjudiciales, pero que está comprobado que si se siguen al pie de la letra, pueden ayudar a bajar de peso, tal es el caso de la dieta dukan o la dieta cetogénica, las cuales han levantado polémica entre sus practicantes, aunque la recomendación es que primero hay que probarlas para conocerlas.

Si bien los supresores del apetito pueden ayudar a algunas personas a hacer dieta para adelgazar, es posible que no funcionen para todos. Hay muchas razones por las que comemos demasiado, y el hambre es solo una de ellas. Los supresores del apetito no se centran en la alimentación emocional, la alimentación sin sentido o el comportamiento sedentario, que también está asociado comúnmente con el sobrepeso y la obesidad.


El sistema supresor del apetito Slim Shots contiene ingredientes tales como la avena, el aceite de palma y el aspartamo que disminuyen los antojos de comida. Una toma del líquido está destinada a ser ingerida dos veces al día durante la primera semana de uso, seguida por una toma de un día en las semanas posteriores. Los fabricantes de Slim Shots recomiendan el uso del producto en combinación con una dieta saludable y un plan de ejercicios, ya que no promueve la pérdida de peso duradera por sí solo.
Me parece que la nutricionista-dietista Laia Gómez es muy buena profesional. A mí, a lo largo de estos 7 meses me ha llevado muy bien. Sobre todo, ha estado muy al corriente de cómo he seguido las pautas que me daba cada tres o cuatro semanas. Asimismo, hay que destacar la excelente predisposición que tiene a la hora de responder a las dudas que le planteo tanto en consulta como a través del correo electrónico En mi opinión, es muy valiosa toda la información que me aporta porque me interesa y además aprendo, cosa que es muy importante porque me doy cuenta de que no pierdo ni tiempo ni dinero. Finalmente, destacar que Laia es un modelo a seguir de vida saludable porque lo pone en práctica en su día a día a través de los buenos hábitos alimenticios y de la disciplina que le exige la modalidad deportiva que practica (triatlón) Lo que tengo claro es que seguiré con ella porque me está dando lo que quiero. Deseo que los demás pacientes/clientes que tenga piensen igual que yo.
Esta nuevo tratamiento, interviene en los mecanismos de control del apetito, por lo que consigue aumentar la sensación de saciedad y ralentiza el vaciado del estómago, así consigue que el paciente tenga menos hambre y pierda peso. Sin embargo, este fármaco solo funciona como parte de un programa dietético y ejercicio físico pautado por un especialista endocrino, junto con motivación psicológica, en los casos que sea necesario. Liraglutida 3.0 mg también parece tener efectos sobre otros factores de riesgo que aparecen junto a la obesidad; así baja la glucosa en sangre, aumenta el colesterol HDL, disminuye los triglicéridos y el LDL, ayuda a mejorar la apnea y el perfil lipídico.
×