Belviq (lorcaserin):Esta píldora de dieta funciona activando los receptores de serotonina que regulan el hambre. Al ayudar a controlar su apetito, el Belviq puede ayudarle a sentirse satisfecho después de haber ingerido menos alimentos. Está disponible por prescripción para pacientes con un IMC de 30 o un índice de masa corporal de 27 junto con una afección relacionada con la obesidad.

El ritmo de pérdida adecuado es 0,5-1 kg a la semana. Las dos primeras semanas de dieta puede perderse más cantidad de peso, pero en realidad lo que se pierde es agua ligada a las reservas de glucógeno del músculo. De ahí esa pérdida de volumen, a veces muy llamativa, que suele ocurrir al inicio de una dieta de adelgazamiento. Después, como os digo, la pérdida de grasa (que es lo que realmente sobra), será a un ritmo más lento.

No sólo es el jengibre una de las especias más saludables del planeta, sino que también combate la inflamación. Según numerosos estudios, el jengibre, utilizado tradicionalmente para aliviar el dolor de estómago, bloquea varios genes y enzimas en el cuerpo que promueven la inflamación, causantes de la hinchazón. Esto significa que puedes disfrutar de la segunda porción de verduras ricas en nutrientes sin preocupación.
Es muy importante que controles la cantidad de peso que pierdes por semana, recuerda que tienes que subirte encima de la báscula siempre en las mismas condiciones. Por ejemplo justo después de levantarte y de haber ido al baño. Una pérdida mayor de estos valores puede incluso llegar a ser peligrosa para tu salud, ya que significará que estás destruyendo músculo, o perdiendo agua y electrolitos.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×