Es importante que sepas que el porcentaje de grasa corporal es muy relevante en una persona, ya que un exceso, sobre todo a nivel visceral, puede traer aparejado serias patologías como obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc. Los niveles de grasa corporal dependen de varios factores como: la genética, el género, la actividad física, la regulación hormonal, el comportamiento alimentario, la microbiota, etc. Y entre los factores más determinantes estarían la ingesta y el gasto energético diario (gasto en reposo y en actividad), de lo que te hablaré más adelante.
Coma solamente cuando en verdad tenga hambre, en lugar de comer porque está cansado, angustiado o con cualquier otro estado de ánimo. Si se da cuenta de que no está comiendo con hambre sino porque se siente aburrido o angustiado, póngase a hacer otra cosa que no implique comer. Puede ser que se sienta mejor con una caminata rápida o llamando por teléfono a un amigo.

Los componentes e ingredientes de un supresor de apetito van a trabajar para conseguir eliminar ciertos problemas, tan importantes como ansiedad por la comida. Entre las propiedades de los inhibidores del apetito naturales, podemos encontrar que algunos de ellos poseen efecto termogénico (aumento de la temperatura corporal), lo que implica incluso llegar a consumir calorías en reposo; contienen o no, sustancias estimulantes, como la cafeína, y que por ello inducen sobre el sistema nervioso, siendo esta característica aprovechable para la práctica deportiva, reduciendo la percepción de la fatiga y por tanto, logrando mantener un ritmo más elevado durante la sesión física; o bien son algún tipo de mineral, tal como el cromo (potente inhibidor del apetito) con propiedades para regular la glucemia sanguínea. Este último punto es bastante interesante, ya que se puede conseguir un efecto del supresor de apetito manteniendo los niveles de azúcar post pandriales (horas después de una comida) en márgenes normales que no impliquen una alteración brusca de la insulina y que no nos veamos casi obligados a volver a realizar un comida o snack.
Algunas dietas de moda también limitan en gran medida las calorías para conseguir una pérdida rápida de peso. En muchos casos, estas dietas no son seguras. Una vez que suspenda la dieta, correrá el riesgo de recuperar el peso si regresa a sus antiguos hábitos alimentarios. Para la mayoría de las personas, lo más seguro es elegir una dieta en la que usted pierda de 1/2 libra (225 gramos) a 2 libras (1 kg) por semana.
Con estos suplementos controlar tu apetito y los antojos será mucho más fácil, por lo que podrás mantenerte fiel a tus planes de alimentación y estar en forma y más saludable. Muchas veces la ansiedad es uno de los factores que potencian nuestro apetito, pero si te mantienes enfocado en tu meta, te ejercitas y comes saludable no habrá nada que te detenga.
×