¿Comes poco, intentas que sea sano y aún así no consigues bajar de peso? La clase puede estar en el azúcar blanco, un producto químico que no aporta ningún nutriente al organismo y sí muchas calorías. ¿No tomas azúcar? Puede que no se lo añades al café pero estés tomándolo a través del pan de molde, las verduras envasadas, las sopas o purés de tetrabrick, el fiambre, el salmón ahumado, los yogures, los alimentos precocinados… sólo tienes que empezar a leer las etiquetas de lo que compras para llevarte las manos a la cabeza y darte cuenta de la cantidad de azúcar que ingieres sin querer. Menos energía. Todo ese azúcar es el que provoca picos de insulina, que siempre tengas hambre y que estés baja de energía.
El ayuno 16/8 consiste en realizar periodos de ayuno de 16 horas, seguido de periodos de alimentación durante 8 horas. Es decir, si por ejemplo realizamos la primera comida a las 14:00, realizaríamos la ingesta de todas nuestras kcalorías entre las 14:00h y las 22:00h, durante 8 horas, realizando 2 comidas únicas durante el día, y al día siguiente volveríamos a comer tras 16h desde la última comida, es decir, a las 14:00h de nuevo.
Cuando comemos, los alimentos se van descomponiendo poco a poco en sus distintos componentes y el organismo los transforma en la “moneda energética”, que es la glucosa. Una vez que obtenemos la cantidad de glucosa que necesitamos para funcionar en ese momento, el exceso se almacena en otra sustancia de reserva (glucógeno), que nos sirve como “despensa” para cuando se pueda necesitar. Si ese exceso de glucosa es muy abundante la despensa está a tope de su capacidad y se transforma en otra sustancia de reserva mucho más consistente y que se moviliza con más dificultad: la grasa.
Aproximadamente en 1995, yo tenía veintiocho años y algo de sobrepeso. Comencé un insoportable programa de ejercicio de marcha rápida / trote a una velocidad de 35 a 40 millas (56 a 64 kilómetros) por semana, más 20 millas (32 kilómetros) adicionales en bicicleta. ¿Perdí el peso? Por supuesto. ¡Piensa en las calorías que estaba quemando! Pensé que también estaba comiendo más sano, pero luego descubrí que lo que pensaba que era saludable, realmente no lo era.
El chocolate negro aunque no lo parezca en poca cantidad adelgaza y además está riquísimo, te animo a comer todos los días una onza pequeña de chocolate negro puro sin leche ni azúcar tiene que ser chocolate puro 100%. Mucha gente hace dieta y sueña con probar el chocolate y se les hace muy duro y no saben de esto. Ahora que ya lo sabes no hace falta que te prives del chocolate, ¡el es nuestro aliado! :)

Bajar de peso no le resulta fácil a nadie. Al comenzar una dieta o rutina de ejercicios, la ansiedad, el hambre y las tentaciones parecen aumentar, lo que nos hace estar pensando en comida todo el día. Por suerte, existen en el mercado suplementos que controlan el apetito y pueden ayudarnos a acelerar el proceso de la pérdida de peso. Hoy te presentamos los 5 mejores.
×