La manzanilla y lavanda hacen frente a la fatiga y la depresión mediante la reducción de la tensión que viene con el insomnio. La reducción del estrés impide que los niveles de inflamación, que han sido directamente vinculados con el peso y azúcar en la sangre, aumenten. Un estudio alemán encontró que la infusión  de manzanilla mejoró significativamente los síntomas físicos relacionados con la falta de sueño, e incluso ayudó a reducir los niveles de la depresión en la falta de sueño crónica.


Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, como no comer más que sopa de repollo, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en el largo plazo. Para mejorar los hábitos de alimentación de manera permanente, se necesita un enfoque en el que Reflexione, Sustituya y Refuerce.
El té que más recomiendo en caso de querer bajar de peso es el té rojo. Es un magnífico quema grasas, que acelera el metabolismo y se considera un excelente desintoxicante. Mejora el sistema inmune y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos. Además, mejora la digestión gracias a la secreción de ácidos gástricos que aceleran la metabolización de los alimentos que ingerimos.
Por esas razones, al momento de elegir cual té es el adecuado para perder peso es necesario considerar cuales son nuestras necesidades, como funciona nuestro metabolismo, conocer nuestro estado de salud en general y saber específicamente si queremos eliminar líquidos o tejido graso, para posteriormente establecer comparaciones entre los componentes, ventajas y desventajas de cada una de las infusiones que tenga propiedades diuréticas y ayuden en la pérdida de peso. Sin embargo, no hay una elección correcta o errónea, cualquiera de estos tés puede ayudar a bajar de peso.
Adelgazar 15 kg en 7-8 meses implica que harás un descenso promedio de 500 g a la semana, que es lo recomendable para evitar pérdida muscular y deficiencias nutricionales. Por ello es importante que te pongas en las manos de un dietista nutricionista colegiado que te brindará todas las herramientas necesarias para  que por un  lado, logres disminuir progresivamente tu porcentaje de grasa y por otro lado, para que luego seas capaz de mantener un peso saludable.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×