Hola llevo meses entrenando y nada no bajo de peso,Mido 1,60 y peso 57 quiero bajar 5 kilos y me cuesta mucho por que el deporte me da mucha hambre sufro de ansiedad sobre todo por las cosas dulces empiezo dietas y no puedoo.. He pensado tomar alguna pastillas, pero deapues me da miedo el efecto rebote Por favor ayuda de verdad quiero rebajar esos 5 kilos

Las verduras y las frutas jugarán un papel fundamental en tu alimentación diaria ya que no solo te darán saciedad, sino que te aportarán las vitaminas, minerales, fibras y sustancias fitoquímicas esenciales para la salud. Los  hidratos de carbono provendrán sobre todo  de alimentos  como legumbres, pan, arroz o pasta integral, etc. que te darán saciedad y energía. Las proteínas procederán de alimentos saludables como el pescado, los  huevos, las carnes blancas, las legumbres, etc.; estas evitarán la pérdida de masa muscular. Y las grasas serán sobre todo mono y polinsaturadas provenientes de los frutos secos, aguacate, aceite de oliva, pescado azul, etc. que no solo te aportarán ácidos grasos esenciales sino también vitaminas liposolubles con importantes funciones en todo el organismo.
Los médicos coinciden en que la adición de comida chatarra en tu dieta afecta directamente tu peso, logrando que te pongas [email protected] Pero la cosa se pone pero aún, la comida chatarra también se asocia con la presión arterial fuera de control, caries dental, algunas formas de cáncer, y más. Y lo que es peor, es que algunas de las grasas contenidas dentro de ciertos alimentos chatarra en realidad pueden hacer que tu cuerpo desee más alimentos sin necesitarlos creando una adicción. Es la receta perfecta para que te enfermes y la obesidad se mantenga en tu vida… Los efectos de estos antojos pueden durar días después de consumir la comida chatarra. Consejo estricto; Mantener la comida chatarra fuera de tu dieta tanto como sea posible.
Ya sabemos que comer pescados ricos en ácidos grasos omega 3 (como el salmón o atún) acelera tu metabolismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre y reducir otros problemas como la inflamación. Pero algunos estudios han comprobado que estos ácidos grasos también ayudan a reducir la resistencia a la leptina, una hormona que facilita la pérdida de peso.
Qué es: un plan alimentario basado en consumir alimentos que, prácticamente, contengan proteínas y sean bajos en carbohidratos. Funciona porque los hidratos son alimentos que aportan mucha energía y, si no se consume, tiende a quedarse acumulada en el cuerpo en forma de grasa saturada. En cambio, las proteínas son nutrientes con gran poder de saciedad que, además, promueven que el metabolismo se acelere y pueda quemar más calorías. El principio de su éxito es que al reducir la ingesta de los alimentos que tienen un alto aporte de hidratos se logra activar el proceso de cetosis del organismo.
Sólo un poco de ejercicio servirá. Es importante hacer un poco de ejercicio todos los días, especialmente si estás en un trabajo en el que debes estar sentado todo el día. Una media hora de caminata cada día funcionará. Por supuesto más ejercicio es siempre mejor, pero nunca te sientas mal si no puedes hacerlo. Si das una caminata durante al menos media hora cada día estarás bien. Estirar los músculos también es bueno, te hace más consciente de tu cuerpo.

Las verduras y las frutas jugarán un papel fundamental en tu alimentación diaria ya que no solo te darán saciedad, sino que te aportarán las vitaminas, minerales, fibras y sustancias fitoquímicas esenciales para la salud. Los  hidratos de carbono provendrán sobre todo  de alimentos  como legumbres, pan, arroz o pasta integral, etc. que te darán saciedad y energía. Las proteínas procederán de alimentos saludables como el pescado, los  huevos, las carnes blancas, las legumbres, etc.; estas evitarán la pérdida de masa muscular. Y las grasas serán sobre todo mono y polinsaturadas provenientes de los frutos secos, aguacate, aceite de oliva, pescado azul, etc. que no solo te aportarán ácidos grasos esenciales sino también vitaminas liposolubles con importantes funciones en todo el organismo.
Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, como no comer más que sopa de repollo, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en el largo plazo. Para mejorar los hábitos de alimentación de manera permanente, se necesita un enfoque en el que Reflexione, Sustituya y Refuerce.
Se recomienda la pérdida gradual de peso, ya que generalmente fomenta la formación de nuevos hábitos. La pérdida de 1 o 2 libras por semana requiere un poco de diligencia, pero no tanto que se desaliente ni renunciar a su plan dentro de unos pocos días. La privación grave, como a menudo se recomienda en las dietas de moda que prometen si no se pierden 5 o 10 libras en una semana, puede hacer que se incontrolable hambre y borrachera. Cuando usted se priva a una dieta muy baja en calorías para bajar de peso más rápido, su cuerpo comienza a canibalizar la masa magra corporal en lugar de sólo la grasa. Un enfoque gradual permite a su cuerpo a quemar grasa en su mayoría tiendas - especialmente si se ejercita junto con su plan de alimentación modificado.

¿Comes poco, intentas que sea sano y aún así no consigues bajar de peso? La clase puede estar en el azúcar blanco, un producto químico que no aporta ningún nutriente al organismo y sí muchas calorías. ¿No tomas azúcar? Puede que no se lo añades al café pero estés tomándolo a través del pan de molde, las verduras envasadas, las sopas o purés de tetrabrick, el fiambre, el salmón ahumado, los yogures, los alimentos precocinados… sólo tienes que empezar a leer las etiquetas de lo que compras para llevarte las manos a la cabeza y darte cuenta de la cantidad de azúcar que ingieres sin querer. Menos energía. Todo ese azúcar es el que provoca picos de insulina, que siempre tengas hambre y que estés baja de energía.
Importante: antes de realizar cualquier actividad física de intensidad moderada a intensa se recomienda realizarse estudios de apto físico. Los entrenadores los solicitan antes de comenzar los entrenamientos porque permiten detectar enfermedades que pueden poner en riesgo la salud mientras se desarrolle la actividad física o detectar patologías que favorezcan la aparición de lesiones.
Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
Algunas personas que hacen cambios drásticos en los niveles de dieta o ejercicio podrían caer más peso en las primeras semanas de esfuerzo. Recuerde, hacer cambios sólo durante un corto período de tiempo puede dar resultados al principio, pero cuando vuelva a los viejos hábitos, su peso volverá. Los investigadores de la UCLA encuestaron datos de 31 estudios de dieta diferentes y reportados en una edición de abril de 2007 del "American Psychologist" que la mayoría de personas que hacen dieta a recuperar el peso perdido en pocos años. Hacer pequeños cambios en su dieta que se puede vivir con los siglos de la creación de un estilo de vida más activo, la búsqueda de movimiento que le guste, es la única manera segura de alcanzar y mantener un peso saludable.

Como te decíamos antes, muchas veces no son los alimentos en sí los que te engordan sino la forma y el momento en que los comes. Por ejemplo, los hidratos son recomendables por la mañana o al medio día si después vas a hacer un esfuerzo físico, pero no por la noche, cuando se acumularían durante el sueño. Para cenar son mucho más ligeras las proteínas, sobre todo si has hecho ejercicio, ya que son el alimento de los músculos. También es importante combinar bien los alimentos: pasta y proteínas siempre "casan" con verduras, pero no van demasiado bien juntas, ya que dan como resultado platos demasiado calóricos y difíciles de digerir. La forma de cocinar los alimentos también resulta fundamental: mejor frescos, al vapor, al horno o a la plancha.
Ya sabes que el ejercicio es un gran aliado para mantener el peso y no tener que hacer dieta. Pero el deporte no se hace sólo en el gimnasio ni en la pista de pádel. Si le añades actividad a tu día a día, sobre todo en ciertos momentos, no dejarás de consumir calorías. Gestos activos. Dejar el coche e ir caminando o en metro al trabajo (es un magnífico gimnasio), subir las escaleras en lugar de utilizar el ascensor (si subes los peldaños de dos en dos tonificarás tus nalgas), dar un paseo después de comer, instalar una máquina elíptica en casa, apuntarte a la moda del bicing, jugar con tus peques, hacer el amor… todo suma actividad física y resta calorías al final del día.

En general, para llevar una dieta equilibrada, recomiendo hacer 5-6 comidas diarias, pero realmente lo que determina el número de comidas al día es el número de horas que permanezcamos activos. Una persona que desayune a las 6:00 y cene a las 23:00 tendrá que hacer un número mayor de comidas que aquella que desayune a las 9:00 y cene a las 22:00. Lo realmente importante es no dejar grandes períodos de ayuno, ya que esto desencadena un desequilibrio de los niveles de glucosa lo que a su vez provoca descenso de la energía vital, incremento del apetito y tendencia a acumular grasa cuando ingiramos comida a modo de supercompensación.

Sin ninguna duda, una de las dietas más populares en todo el mundo. Un sistema basado en diferentes fases que lleva el usuario a través de una serie de reglas a seguir de las que no se puede desviar si lo que quiere es perder peso, adelgazar y tonificar su cuerpo. Todo ello, eso sí, al mismo tiempo que se realiza ejercicio y se ingieren alimentos ricos en fibra y proteínas.

Es lo que mucha gente desea, perder mucho peso en poco tiempo, pero esto es algo poco saludable. El cuerpo tiene que adaptarse poco a poco a la pérdida de peso, solo así después logrará mantener el peso alcanzado. Perder mucho en poco tiempo es síntoma de una dieta muy severa o un exceso de gasto de energía en relación a la ingesta, algo que a la larga pasa factura.
Tu dietista nutricionista, deberá conocer dicho patrón alimentario por lo que buscará información lo más detallada posible para poder detectar todos los factores implicados en tu ganancia de peso y grasa corporal. Puedes llevar un diario alimentario que es un instrumento que te permitirá identificar el tipo de alimento y bebida que sueles consumir, la frecuencia con que lo haces (tanto a lo largo del día como semanalmente), e incluso las cantidades consumidas. También podrías registrar otros datos de interés, como el grado de hambre o estrés y la realización de actividad física, aspectos que también serán  determinantes.
La manzanilla y lavanda hacen frente a la fatiga y la depresión mediante la reducción de la tensión que viene con el insomnio. La reducción del estrés impide que los niveles de inflamación, que han sido directamente vinculados con el peso y azúcar en la sangre, aumenten. Un estudio alemán encontró que la infusión  de manzanilla mejoró significativamente los síntomas físicos relacionados con la falta de sueño, e incluso ayudó a reducir los niveles de la depresión en la falta de sueño crónica.
De las cosas que no puedo evitar, ¿puedo hacer algo distinto que sea más saludable? Obviamente, usted no puede evitar todas las situaciones que desencadenan hábitos de alimentación poco saludables, como las reuniones de trabajo. En estas circunstancias, evalúe sus opciones. ¿Podría sugerir o traer refrigerios y bebidas saludables? ¿Podría ofrecerse para tomar notas para distraer su atención de esos refrigerios? ¿Podría sentarse más alejado de la comida para que no le sea fácil agarrar algo? ¿Podría comer un refrigerio saludable antes de la reunión?
Para qué: para activar la situación metabólica del cuerpo que se conoce como "cetosis" por la cual se empieza a usar la grasa corporal como fuente energética. Las proteínas magras (que no se acompañan de salsas ni aceites en exceso) no suelen convertirse en grasa acumulada y exigen al metabolismo activar una gran cantidad de energía para ser procesadas.
Hay muchas dietas y productos disponibles, pero se oyen tantas cosas que es difícil saber qué creer. La información que aquí le ofrecemos le puede ayudar. Esta hoja informativa habla de algunos de los mitos y verdades sobre la pérdida de peso, la nutrición y la actividad física. Esta información le puede ayudar a que haga cambios saludables en su vida diaria.
Para qué: para activar la situación metabólica del cuerpo que se conoce como "cetosis" por la cual se empieza a usar la grasa corporal como fuente energética. Las proteínas magras (que no se acompañan de salsas ni aceites en exceso) no suelen convertirse en grasa acumulada y exigen al metabolismo activar una gran cantidad de energía para ser procesadas.
La creatividad cumple un papel importante a la hora de perder peso y querer tener un cuerpo más saludable. El consumo de estos tés ayuda en el proceso dietético, pero es importante mantener siempre una alimentación balanceada, el consumo de ensaladas verdes, incluir proteínas como el pescado y el pollo, así como comer frutas y verduras todos los días, ayuda al metabolismo y a la pérdida de peso. Sin embargo, estos tés podría no solo tomarlos en forma de infusión, podrían agregarlos a un yogurt, acompañarlos con galletas, o incluso hacer ricos helados.
Es por ello que si necesitas eliminar líquidos, el té negro es excelente para ello. Por otra parte, limpia el organismo acelerando el metabolismo y ayudando a una correcta digestión. También controla la oxidación de los nutrientes previniendo que desarrolles otras complicaciones metabólicas. Finalmente, beber té verde ayuda a calmar el hambre, evitando comer repetidas veces.
Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación, como no comer más que sopa de repollo, pueden llevar a una pérdida de peso a corto plazo. Pero estos cambios exagerados no son saludables ni buenos y no ayudarán en el largo plazo. Para mejorar los hábitos de alimentación de manera permanente, se necesita un enfoque en el que Reflexione, Sustituya y Refuerce.
El chocolate negro aunque no lo parezca en poca cantidad adelgaza y además está riquísimo, te animo a comer todos los días una onza pequeña de chocolate negro puro sin leche ni azúcar tiene que ser chocolate puro 100%. Mucha gente hace dieta y sueña con probar el chocolate y se les hace muy duro y no saben de esto. Ahora que ya lo sabes no hace falta que te prives del chocolate, ¡el es nuestro aliado! :)

La dieta de Mayo Clinic está diseñada para ayudarte a perder de 6 a 10 libras (2.7 a 4.5 kilogramos) durante la fase inicial de dos semanas. Después pasas a la segunda etapa, en la que sigues bajando de 1 a 2 libras (0,5 kg a 1 kg) por semana hasta alcanzar tu peso deseado. Al continuar con los hábitos de vida que aprendiste, puedes mantener tu peso meta de por vida. La mayoría de las personas pueden bajar de peso con casi cualquier plan de dieta que limite las calorías —al menos, a corto plazo. El objetivo de la dieta de Mayo Clinic es ayudarte a mantener el peso de forma permanente al tomar decisiones inteligentes acerca de los alimentos, al aprender a controlar los contratiempos y al cambiar tu estilo de vida.

Para este programa, el Dr. Davis desarrolló un comprimido de proteínas naturales que contienen los 22 aminoácidos 10 aspectos esenciales que se encuentran en proteínas. El Dr. Davis utiliza clara de huevo, la proteína de más alta calidad conocidos por el hombre, porque contiene la mayor concentración de los aminoácidos esenciales, pero con cero grasas.

Además de ayudarte a mantener el metabolismo activo y consumiendo energía, es la única forma de controlar el apetito y no llegar con un hambre de lobo a la comida o a la cena. Por supuesto, este picoteo debe ser sano. Psicológicamente, será un "subidón" de endorfinas poder comer cuando tengas hambre. SÍ. Frutos secos naturales, sin tostar, como nueces, anacardos, almendras o pipas de girasol; una pieza de fruta fresca o un puñadito de frutos rojos (segunda ración antioxidante); un yogur desnatado; una tortita de arroz inflado; una lata de atún al natural o fiambre bajo en grasa; un par de galletas de avena o un par de onzas de chocolate negro si tienes un ataque de dulce.
La obesidad es una enfermedad que afecta a millones de adultos, adolescentes y niños, lo que plantea graves riesgos para la salud. Generalmente, los expertos consideran que la obesidad sea una enfermedad crónica que requiere tratamiento y la gestión de toda la vida. Uno se considera obesidad si el 20% por encima del peso corporal ideal, de acuerdo a informes de peso altura estándar, o si uno de índice de masa corporal, o IMC, supera 30. Los estrategias más importantes para la gestión de la obesidad no son medicamentos, sino más bien, una dieta saludable junto con moderada ejercicio. Por supuesto, el uso de medicamentos de venta con receta pueden ayudar pero nunca debe ser el único tratamiento para la obesidad, ni es siempre considerado una cura.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.


El éxito en la modificación de tu conducta alimentaria dependerá básicamente de tu capacidad para llevar todos los cambios a la práctica diaria. En este sentido la técnica llamada coaching nutricional y la motivación por el objetivo que te permitirán actuar como protagonista en tu estado de salud, determinando tus objetivos, tus debilidades y fortalezas, tus niveles de hambre y saciedad,  aprendiendo a diferenciar el hambre emocional vs la fisiológica, adoptando un actitud positiva ante el cambio, tomando conciencia de ti mismo y de tus decisiones y por último, adquiriendo responsabilidad, compromiso y confianza en ti mismo/a. El apoyo permanente del dietista nutricionista te puede ayudar a  aplicar estas herramientas.
Muchos estudios se han llevado a cabo, debido al interés general de la población por conocer los resultados. No obstante, no hay ninguna evidencia sólida, basada en datos objetivos, que confirme al 100% su beneficio para adelgazar. Pero sí hay miles de testimonios de personas que afirman que, bebiendo té rojo o verde dos o tres veces diarias, conseguían reducir significativamente su grasa corporal sin realizar un ejercicio intenso.
El ritmo de pérdida adecuado es 0,5-1 kg a la semana. Las dos primeras semanas de dieta puede perderse más cantidad de peso, pero en realidad lo que se pierde es agua ligada a las reservas de glucógeno del músculo. De ahí esa pérdida de volumen, a veces muy llamativa, que suele ocurrir al inicio de una dieta de adelgazamiento. Después, como os digo, la pérdida de grasa (que es lo que realmente sobra), será a un ritmo más lento.
Para que tu alimentación no cojee y estés informado de los falsos mitos, te recomendamos el siguiente libro: 'Mi dieta ya no cojea: La guía práctica par acomer sano sin complicaciones'. Todos los años aparecen dietas nuevas, pero no todas son recomendables. En general, para que una dieta sea efectiva para perder peso, pero también sea segura, no puede ser demasiado estricta. Pero, además, debe adaptarse algo a nuestros gustos, pues si no será muy sencillo que pasemos de ella y acabemos comiendo más de la cuenta.
Al igual que la mayoría de los frutos secos, comer un puñado de almendras aportará al organismo beneficios, gracias a sus numerosos antioxidantes, vitaminas y magnesio. Y es que si te encuentras con hambre entre horas, las almendras son un alimento saciante natural que ayuda al organismo a controlar el peso y a no caer en problemas de trastornos alimenticios.
×