Elabore una lista de factores "desencadenantes" revisando su diario de alimentos tendrá más consciencia de dónde y cuándo surgen factores "desencadenantes" para comer sin tener hambre. Anote cómo se suele sentir en esas ocasiones. A menudo un "desencadenante" ambiental o un estado de ánimo particular es lo que nos impulsa a comer sin tener hambre. Desencadenantes comunes que impulsan a comer cuando no se tiene hambre:  


El té que más recomiendo en caso de querer bajar de peso es el té rojo. Es un magnífico quema grasas, que acelera el metabolismo y se considera un excelente desintoxicante. Mejora el sistema inmune y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos. Además, mejora la digestión gracias a la secreción de ácidos gástricos que aceleran la metabolización de los alimentos que ingerimos.
Cuánto tiempo: al ser un método restrictivo que reduce la presencia de los hidratos de carbono, uno de los grupos de alimentos básicos de la pirámide nutricional, no puede extenderse por más de 10 días. Después de logrado el descenso se debe continua con una alimentación equilibrada donde también se contemplen los hidratos, una de las principales fuentes de energía fundamentales para el organismo.
Hay algunos otros cambios que podrías querer traer a tu vida. Con el fin de que las células de tu cuerpo funcionen correctamente, estas deben recibir los elementos nutritivos adecuados y mantenerse alejadas de las toxinas tanto como sea posible, además, estas deben ser eliminadas adecuadamente. Con el fin de alcanzar este objetivo tenemos las siguientes recomendaciones para ti:
Verdad: Las dietas de moda no son la mejor manera de perder peso permanentemente. Este tipo de dieta generalmente promete que usted perderá peso rápidamente. Le hacen reducir estrictamente lo que come o evitar ciertos tipos de alimentos. Es posible que al principio sí pierda peso, pero es difícil continuar este tipo de dieta. La mayoría de las personas pronto se cansan de seguirlas y vuelven a subir el peso que habían perdido.
Hay algunos olores que pueden despertar el deseo de comer, otros realmente pueden suprimir el apetito. Un estudio publicado en la revista Journal of Neurological  de USA, encontró que las personas que inhalan menta y la tomaban cada dos horas, perdían un promedio de 5 libras al mes. Por lo que la ingesta, dos o tres veces al día te mantendrá fuera de la despensa.
En cuestión de dietas, hay algunas que son señaladas como perjudiciales, pero que está comprobado que si se siguen al pie de la letra, pueden ayudar a bajar de peso, tal es el caso de la dieta dukan o la dieta cetogénica, las cuales han levantado polémica entre sus practicantes, aunque la recomendación es que primero hay que probarlas para conocerlas.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×