Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).

Un supresor del apetito es mejor tomarlo con el estómago vacío una hora antes de una comida. De liberación sostenida o de los productos de acción prolongada deben tragarse enteras. Aplastamiento o masticar las pastillas destruirá la acción de largo y puede causar aumento de los efectos secundarios. Nunca se deben tomar con más frecuencia o más tiempo del indicado. Por lo general, se toman durante 8 a 12 semanas. En general, no se recomienda la combinación más medicamentos supresores del apetito.

Cerca de dos tercios de los adultos en Estados Unidos tienen sobrepeso u obesidad. Alcanzar un peso saludable puede ayudarlo a controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre. También puede ayudarlo a prevenir enfermedades relacionadas con el peso, tales como las enfermedades cardiacas, la diabetes, la artritis y algunos cánceres.
En general, la dieta de Mayo Clinic es segura para la mayoría de los adultos. Fomenta el consumo ilimitado de frutas y de vegetales. Para la mayoría de las personas, comer muchas frutas y vegetales es bueno. Sin embargo, si no estás acostumbrado a hacerlo, puedes experimentar cambios menores y temporales en la digestión a medida que el organismo se adapta a esta nueva manera de alimentarse.
Existen diversas opiniones sobre el uso de inhibidores del apetito y de la absorción de las grasas como tratamiento para perder peso. Algunos opinan que se pueden tomar durante un tiempo como complemento, siempre que finalmente se modifique también la alimentación. Otros consideran que deben tenerse en cuenta los graves efectos secundarios. Eso sí, hay que tener en cuenta que muchos medicamentos para adelgazar  han sido aprobados y después, con el tiempo, son retirados del mercado debido a sus efectos secundarios.
×