Los lácteos son muy recomendables en nuestras dietas pensadas para conseguir el peso ideal. En primer lugar por sus nutrientes animales, y en segundo lugar por la importante dosis de calcio. Los quesos son buenos, pero intentaremos evitar los más grasos como el azul. Los yogures y un vaso de leche son básicos y muy apetecibles a cualquier hora del día.


El hígado tiene una capacidad de almacenamiento reducido de sólo 75 g de glucosa y que debe emprender 10g/hour, 6,5 g en el cerebro (el más exigente de energía órgano) y 3,5 g para el riñón y glóbulos rojos. Si bien reconocemos el consejo común de dormir lo suficiente para evitar problemas tales como aumento de peso, pérdida de memoria, deterioro físico, etc, 7,5 horas resulta ser la duración del sueño óptimo con abastecimiento de combustible de una sola vez con la miel antes de dormir. Esto está muy en línea con los informes de muchos medios de comunicación que advirtió que el sueño prolongado, al igual que la falta de sueño puede conducir a graves problemas de salud a través del tiempo.
Verdad: Las dietas de moda no son la mejor manera de perder peso permanentemente. Este tipo de dieta generalmente promete que usted perderá peso rápidamente. Le hacen reducir estrictamente lo que come o evitar ciertos tipos de alimentos. Es posible que al principio sí pierda peso, pero es difícil continuar este tipo de dieta. La mayoría de las personas pronto se cansan de seguirlas y vuelven a subir el peso que habían perdido.
Pon agua a calentar y cuando hierva añade un poco de arroz dejando que se cocine hasta que esté hecho. Por otro lado, corta una zanahoria, un pimiento y una cebolla y sofríelas con un poco de aceite, cuando estas estén cocidas añade el arroz y las lentejas (en conserva, previamente escurridas), vierte salsa de soja mientras está en la sartén y voltea para que todo coja el sabor de la soja.
Importante: antes de realizar cualquier actividad física de intensidad moderada a intensa se recomienda realizarse estudios de apto físico. Los entrenadores los solicitan antes de comenzar los entrenamientos porque permiten detectar enfermedades que pueden poner en riesgo la salud mientras se desarrolle la actividad física o detectar patologías que favorezcan la aparición de lesiones.

Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×