Si quieres ser delgado o delgada tienes que ser inteligente: cambia tu patrón de alimentación de forma permanente. De este modo ¡perderás esos kilos para siempre! Recuerda esto: después de comer (de cinco a) nueve piezas de fruta al día durante un par de meses te darás cuenta de que tu apetito por la fruta ha aumentado estructuralmente y, además, ¡tu sed de estimulantes sin duda habrá disminuido! ¡Inténtalo, es realmente mágico!
Cuando decidimos empezar una dieta de adelgazamiento, siempre pensamos en la utilización de productos que nos ayuden a bajar de peso más rápido. Lo primero que quiero destacar es que por muchos suplementos o productos que tomemos para adelgazar, no van a servirnos de nada si no llevamos una buena alimentación. Otra cosa es que hagamos una dieta equilibrada, variada y sana y la acompañemos con alguna ifusión que nos ayude a eliminar líquidos o a saciarnos.
Si el hígado se agota y no funcionan con combustible antes de dormir, el cerebro desencadena la liberación de hormonas del estrés de las glándulas suprarrenales y degradan el músculo y el hueso, y no es "recuperar" durante el sueño. Y si no "recuperar", no se queman grasas. Por otra parte, la producción excesiva de hormonas de estrés en el largo plazo, día a día puede llevar a muchos males de la salud - incluyendo la obesidad, enfermedades cardiacas, la osteoporosis, la diabetes, la función inmune deficiente, la hipertensión, la depresión y otros problemas de salud preocupante.

Los principales problemas de perder mucho peso en poco tiempo son la deshidratación, la sensación de fatiga crónica y la mayor probabilidad de sufrir una lesión y un trastorno de la alimentación como la anorexia. Como ves, son problemas nada agradables, sobre todo si te gusta el deporte y la vida sana, por eso mejor adelgazar poco a poco y no poner en riesgo la salud.
Yo no tenía hambre, mientras yo estaba en este programa, porque me comí complejo natural carbohidratos cada 3 horas en combinación con el suplemento de aminoácidos. Yo recibía el importe exacto de los hidratos de carbono y proteínas necesarios para detener el hambre y evitar la pérdida de músculo. Esto no era más que otra dieta de moda, ya que el único suplemento que tomé que no sea el multivitamínico diario fue de 100% puro aminoácidos.

Es normal que pienses que esta semana de control de tus comidas no suele ser habitual, bien porque has cometido excesos extra, porque has tenido más compromisos, más comidas de trabajo, etc. Probablemente, tu vida social es así a menudo durante el año, por lo tanto, cualquier semana que elijas para realizar este seguimiento, podría ser tu día a día habitual.


El  hinojo tiene propiedades importantes que combaten la inflamación. Durante mucho tiempo se ha utilizado para tratar la flatulencia y otros problemas gastrointestinales. Mientras que los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos no tienen ninguna postura sobre la efectividad medicinal del hinojo, una agencia gubernamental oficial similar a la FDA en Alemania que se centra en las hierbas dice que la planta puede de hecho ser un luchador eficaz de la flatulencia, eliminado la hinchazón y estimulando la pérdida de peso.
Los nutricionistas no dejan de insistir en la importancia que tiene la primera comida del día, que es la que arranca el metabolismo, la que te proporciona energía y la que te ayuda a regular el apetito hasta la comida. De todo. Tu desayuno debe contener carbohidratos saludables (pan, cereales o galletas integrales y mejor biológicos, sin azúcares ni grasas añadidas); zumo natural o fruta fresca (mejor al principio para hacer mejor la digestión); un lácteo desnatado o vegetal (si tienes intolerancia a la lactosa o quieres reducir aún más las calorías), café o té verde (tu primera dosis de antioxidantes); proteínas sanas (jamón ibérico, pavo, huevo) para quitarte el hambre; alguna grasa saludable (¡aceite de oliva virgen!) y algo dulce si te apetece mucho (es el mejor momento para tomarlo, tienes todo el día para quemarlo), como mermelada sin azúcar añadido.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×