De acuerdo, pero sé inteligente. Si tienes unas ganas irresistibles de llevarte algo dulce a la boca, que sea una onza de chocolate negro, una tortita de arroz inflado, un dulce casero, un par de galletas integrales sin azúcar blanco, un yogur con sirope de Ágave o una pieza de fruta. Pero si eres capaz, espera unos minutos y en lugar de comer dulce, toma algo salado y más nutritivo, por ejemplo, un pequeño bocadillo de atún o de jamón ibérico, una tortilla francesa o un puñadito de frutos secos. Te saciarán el hambre (comiendo dulce querrás más dulce en poco tiempo), te aportarán menos calorías y más nutrientes. Lo importante es salirse de la "rueda del azúcar" y tomar alimentos "reales".
En una sartén honda vierte una cucharada de aceite de oliva y rehoga una cebolla picada y remueve cada pocos minutos para que no se queme (si de todas formas se quema añade un poco de agua o caldo vegetal). Cuando esta esté dorada añade un pimiento rojo picado y una patata laminada, cubre con caldo vegetal y tápalo hasta que la patata casi esté cocida. Añade un lomo de bacalao, tapa de nuevo y cocina hasta que esté el pescado en su punto.
La próxima vez que realices ejercicio (caminar, nadar, correr, etc.) añade algunos intervalos de 30 segundos en los que aumentes la intensidad y luego regresa a la intensidad normal. Estos ligeros cambios harán que tu cuerpo consuma más energía, fortalece considerablemente la capacidad de las células para regenerarse y las ayuda a tener una mayor oxigenación.
Hay algunos productos disponibles en línea, en tiendas de alimentos saludables, farmacias y tiendas de vitaminas que pretenden ser supresores naturales del apetito. La fibra, por ejemplo, le ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo después de comer. Por esta razón, algunos fabricantes de suplementos de fibra lo llaman un supresor natural del apetito.
Otros estudios sugieren que puede ayudar a bajar los niveles de azúcar en la sangre. En la mayoría de casos revisados de 18 diferentes estudios, el CLA provocó la pérdida de alrededor de 0.2 libras por semana, durante los primeros 6 meses. De acuerdo con otro estudio de revisión a partir del año 2012, el CLA puede hacer perder alrededor de 3 libras de peso, en comparación con un placebo.
No se trata de seguir dietas estrictas en la que se limitan grupos de alimentos. Se trata de comer de todos los grupos de alimentos para obtener todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. La estrategia se basa en tomar menos calorías de las que gastamos a costa de azúcares y grasas, especialmente las que no son saludables. A esta estrategia se le llama dieta hipocalórica.
Cuando tu objetivo es adelgazar 15 kilos, también es relevante que sepas que en los 7-8 meses de descenso de peso habrá períodos de estancamiento o mesetas debido a los mecanismos hormonales que se ponen en juego o a la pérdida de la motivación, por ejemplo: “me veo mejor me canso de la dieta”. Esto te podrá requerir  un esfuerzo psicológico mayor para no abandonar el tratamiento por la mitad y será el momento en que el ejercicio físico y la actividad física diaria ganarán mayor protagonismo ya que son los dos únicos componentes del gasto energético diario que se pueden modificar expresamente.  Hago la diferencia entre ejercicio físico (por ejemplo el que puedes hacer en el gimnasio o en un deporte) y  la actividad física diaria (aquella que hacemos al caminar o subir escaleras) para ayudarte a reconocer la importancia de ambos factores. Por lo tanto, es fundamental que adquieras unos buenos hábitos de actividad y/o ejercicio físico para aumentar el gasto energético total y conservar tu musculatura (que es más metabólicamente activa que el tejido graso). De esta manera disminuirás los procesos de estancamiento y  también será más fácil mantener el peso una vez acabada la dieta.
La dieta de Mayo Clinic no requiere precisión para contar las calorías o los gramos de grasa. En cambio, la Pirámide de Mayo Clinic para peso sano sirve de guía para tomar decisiones inteligentes en cuanto a la alimentación. El mensaje principal es simple: consume la mayoría de los alimentos de los grupos que se encuentran en la base de la pirámide e ingiere una menor cantidad de los que se encuentran en la punta, y muévete más.

La infusión de limón puede ayudarte a adelgazar la barriga rápido, gracias a su contenido de D-limoneno. Este compuesto que se encuentra en la corteza del limón, es un aceite esencial que se ha utilizado por sus efectos diuréticos desde la antigüedad. Sin embargo, hasta hace poco, no hubo hallazgos científicos para respaldar lo indicado. Un estudio en animales publicado en la Revista de la Sociedad Farmacéutica de Japón confirmó que el D-limoneno es un efectivo disolvente biodegradable de la grasa corporal.
¡Bájalo! Esta etapa de dos semanas está diseñada para comenzar a bajar de peso; puedes bajar un máximo de 6 a 10 libras (2,7 kg a 4,5 kg) de manera segura y saludable. En esta etapa, te centras en los hábitos del estilo vida que se relacionan con el peso. Aprendes a adoptar cinco hábitos saludables, a abandonar cinco hábitos poco saludables y a incorporar otros cinco hábitos saludables adicionales. Esta etapa puede ayudarte a ver algunos resultados rápidos (un estímulo psicológico) y a poner en práctica hábitos importantes que llevarás a la siguiente etapa de la dieta.
Las VLCD se recomiendan únicamente para adultos que presentan obesidad y que necesitan bajar de peso por razones de salud. Estas dietas a menudo se utilizan antes de una cirugía de pérdida de peso. Usted únicamente debe hacer una VLCD con la asistencia de su proveedor de atención médica. La mayoría de los expertos NO recomiendan seguir una VLCD por más de 12 semanas.

Es un clásico cuando se empiezan las dietas y no hay especialista que no haga hincapié en ello. Los nutricionistas insisten mucho en que la clave de un buen régimen es que sea “moderado, variado y equilibrado”. Para adelgazar basta con seguir una serie de pautas, y priorizar unos alimentos frente a otros, pero la mayoría de mortales necesitan, además, un menú específico: una bien reglamentada que les asegure el éxito.
Los lácteos son muy recomendables en nuestras dietas pensadas para conseguir el peso ideal. En primer lugar por sus nutrientes animales, y en segundo lugar por la importante dosis de calcio. Los quesos son buenos, pero intentaremos evitar los más grasos como el azul. Los yogures y un vaso de leche son básicos y muy apetecibles a cualquier hora del día.
Algunas personas que hacen cambios drásticos en los niveles de dieta o ejercicio podrían caer más peso en las primeras semanas de esfuerzo. Recuerde, hacer cambios sólo durante un corto período de tiempo puede dar resultados al principio, pero cuando vuelva a los viejos hábitos, su peso volverá. Los investigadores de la UCLA encuestaron datos de 31 estudios de dieta diferentes y reportados en una edición de abril de 2007 del "American Psychologist" que la mayoría de personas que hacen dieta a recuperar el peso perdido en pocos años. Hacer pequeños cambios en su dieta que se puede vivir con los siglos de la creación de un estilo de vida más activo, la búsqueda de movimiento que le guste, es la única manera segura de alcanzar y mantener un peso saludable.

Como hemos dicho, el té verde ha ganado mucha fama en todas partes por sus beneficios antioxidantes, que combaten los radicales libres del cuerpo. Pero la mayor causa es que muchos lo consumen para ayudarse en tratamientos de adelgazamiento. Para muchos, perder peso no es sencillo, y buscamos remedios que nos ayuden y aumenten la eficacia de nuestro empeño por lograr este objetivo.
¿Alguna vez has escuchado que no hay que mezclar un grupo de alimentos con otro? – “No comas hidratos y grasas porque entonces engordarás más”. Bien, pues en este método de lo que se trata es de precisamente hacer eso: aprender a combinar aquellos alimentos que sí que permiten perder grasa y adelgazar de forma eficiente así como nutrirnos con los alimentos correctos en los momentos adecuados.
Cuando se lleva a cabo una dieta para adelgazar, existen momentos o situaciones en las que es necesario recurrir a ciertas “herramientas” que nos ayuden a controlar el apetito, ya que suele suceder, sobre todo en las dietas que requieren de bajo consumo de alimentos, bien sea hipocalórica, hipoprotéica o algún otro tipo de dieta similar, que la ansiedad se apodera y surge un apetito voraz que parece insaciable, lo que en ocasiones nos conduce a fallar la dieta pues terminamos cometiendo un error que puede logra que la dieta quede sin eficacia.
×