Porque aunque parezca que no, sí que se pueden perder en una semana esos tres kilos de más de forma rápida y sin efecto yo-yó. La cuestión es, ¿cómo? La doctora experta Ana Bellón nos da una de las respuestas "con una dieta controlada que preserve nuestra masa muscular y que ataque a la grasa localizada lo que favorecerá unos buenos resultados a largo plazo", nos asegura.

El rimonabant es un antagonista selectivo del receptor cannabinoide-1 por lo que impide la unión de los llamados endocannabinoides a este receptor del cerebro y los tejidos periféricos, incluyendo los adipocitos. Pertenecen al denominado sistema cannabinoide. Este es un sistema fisiológico que afecta al equilibrio energético, al metabolismo de la glucosa y lipídico y al peso corporal, y en las neuronas del sistema mesolímbico modula la ingesta de alimentos tales como dulces y grasas. Si se estimulan los receptores CB1, se crean nuevas células de grasa y ésta se almacena, lo que aumenta el apetito de alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas. Al bloquear estos receptores, el rimonabant disminuye la sensación de hambre, evitando así el consumo de carbohidratos y grasas.
Se trata de una dieta muy variada en la que se prima la ingesta de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa. También se consumen cereales integrales, carne, pescado y legumbres, pero de forma más restringida. Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos. La dieta va acompañada de un plan de actividades de ejercicio físico y reduce a la mínima expresión el consumo de alcohol. Dado que es una dieta especialmente recomendable para tratar la hipertensión, la sal está limitada al punto justo en que nuestros guisos empiezan a saber a algo.
El término de este régimen se refiere a aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana pero que de manera ocasional, y que por las razones que sea, consumen algunos productos de origen animal como mariscos, pescados o aves. Algunos pensarán que entonces todo el mundo entra dentro de este concepto, pero no es así. Su alimentación esta basada en una dieta verde y el consumo de origen animal es ocasional o excepcional.Lo que lo define es la frecuencia en este tipo de ingesta de alimentos.
Cuando empezamos a conocer el té verde y el té rojo, nos sorprendieron con todas sus propiedades para nuestra salud y bienestar. Es la razón de que millones de personas los tomemos cada día. Nos hace sentir mejor. Ambas variedades procedentes de Camellia sinensis están llenas de propiedades: son estimulantes, mantienen la concentración, pero sobre todo, son ideales para adelgazar.
¿Alguna vez has escuchado que no hay que mezclar un grupo de alimentos con otro? – “No comas hidratos y grasas porque entonces engordarás más”. Bien, pues en este método de lo que se trata es de precisamente hacer eso: aprender a combinar aquellos alimentos que sí que permiten perder grasa y adelgazar de forma eficiente así como nutrirnos con los alimentos correctos en los momentos adecuados.
Es lo que mucha gente desea, perder mucho peso en poco tiempo, pero esto es algo poco saludable. El cuerpo tiene que adaptarse poco a poco a la pérdida de peso, solo así después logrará mantener el peso alcanzado. Perder mucho en poco tiempo es síntoma de una dieta muy severa o un exceso de gasto de energía en relación a la ingesta, algo que a la larga pasa factura.
Consejo: Las guías gubernamentales para la actividad física recomiendan que los adultos hagan ejercicios para fortalecer los músculos por lo menos 2 veces a la semana. Estas guías también sugieren que los adultos deben hacer de 2½ a 5 horas semanales de actividad aeróbica de intensidad moderada o vigorosa. El ejercicio aeróbico es el que le hace sudar y respirar más rápido e incluye actividades como caminar a paso ligero o andar en bicicleta.
Ya sabemos que comer pescados ricos en ácidos grasos omega 3 (como el salmón o atún) acelera tu metabolismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre y reducir otros problemas como la inflamación. Pero algunos estudios han comprobado que estos ácidos grasos también ayudan a reducir la resistencia a la leptina, una hormona que facilita la pérdida de peso.
En cuestión de dietas, hay algunas que son señaladas como perjudiciales, pero que está comprobado que si se siguen al pie de la letra, pueden ayudar a bajar de peso, tal es el caso de la dieta dukan o la dieta cetogénica, las cuales han levantado polémica entre sus practicantes, aunque la recomendación es que primero hay que probarlas para conocerlas.

Ya no sólo por su efecto saciante sino porque necesitas beber agua porque luego la pierdes. Según los expertos de Vita Coco "El agua regula la temperatura, elimina toxinas, transporta oxígeno y nutrientes a las células, amortigua las articulaciones y proporciona protección a los tejidos del cuerpo y en el momento en que sientes sed, tu cuerpo ha perdido una media de más de medio litro de agua. En los meses más fríos consumir dos litros y medio de agua al día no siempre es fácil por lo que compaginar esta ingesta con el agua de coco o infusiones puede ser una buena idea para ayudarte a perder peso", aseguran. Además, distintos estudios aseguran que si bebes dos vasos antes de comer reducirá tu apetito y te ayudará a comer y a picar menos.

Alga microscópica que se consigue en tabletas o en harina en cualquier tienda naturista o herboristería. La Spirulina es un reductor natural del apetito ya que actúa sobre el hipotálamo disminuyendo la sensación de hambre. Tiene un alto valor nutritivo ideal para sobrellevar una dieta sin pasar hambre ni mala nutrición. Previene varias enfermedades relacionadas con el sobrepeso somo el azúcar en sangre y el colesterol alto. Mejora la circulación sanguínea.

Porque aunque parezca que no, sí que se pueden perder en una semana esos tres kilos de más de forma rápida y sin efecto yo-yó. La cuestión es, ¿cómo? La doctora experta Ana Bellón nos da una de las respuestas "con una dieta controlada que preserve nuestra masa muscular y que ataque a la grasa localizada lo que favorecerá unos buenos resultados a largo plazo", nos asegura.
La información que le ofrece Consultas de Salud está destinada únicamente con el objetivo de informar y educar. No pretende ser un sustituto de la asesoría médica proporcionada por su médico u otro profesional de la medicina. Si usted tiene o sospecha que tiene un problema médico, contacte inmediatamente a su médico o profesional de la salud. Sólo su médico puede proporcionar un diagnóstico relevante, recetarle medicamentos y / o ponerlo en las terapias adecuadas.
Como te decíamos antes, muchas veces no son los alimentos en sí los que te engordan sino la forma y el momento en que los comes. Por ejemplo, los hidratos son recomendables por la mañana o al medio día si después vas a hacer un esfuerzo físico, pero no por la noche, cuando se acumularían durante el sueño. Para cenar son mucho más ligeras las proteínas, sobre todo si has hecho ejercicio, ya que son el alimento de los músculos. También es importante combinar bien los alimentos: pasta y proteínas siempre "casan" con verduras, pero no van demasiado bien juntas, ya que dan como resultado platos demasiado calóricos y difíciles de digerir. La forma de cocinar los alimentos también resulta fundamental: mejor frescos, al vapor, al horno o a la plancha.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.
El orlistat, que requiere prescripción médica, reduce hasta un 30% la absorción de las grasas, al impedir que las enzimas lipasas endógenas gástricas y pancreáticas disgreguen las grasas de los alimentos (es decir, es un inhibidor de la lipasa). De esta forma, el organismo no absorbe dichas grasas a su paso por el intestino, y las expulsa sin ser digeridas en la siguiente deposición. Por ello, pueden aparecer efectos secundarios desagradables, como heces grasas, flatulencia y diarrea. Otros efectos secundarios son, entre otros:
×