En nutrición no somos todos iguales, ni tenemos el mismo metabolismo, ni la misma edad, gustos, actividad diaria… Por tanto, no es posible que una misma dieta sirva para todo el mundo y consiga los mismos efectos en cada una de las personas que la siguen. Lo mismo ocurre con las recetas, no todas son para todo el mundo. Te proponemos tantas recetas para adelgazar que no sabrás cuál elegir.
Unos años más tarde, empecé a recuperar algo de peso, a pesar de que me estaba desgastando con el ejercicio. Me encontré con un artículo que decía que, a medida que envejecemos, nuestro metabolismo se ralentiza debido a la disminución natural de la masa muscular, por lo que debemos aumentar nuestro ejercicio de quema de calorías. Si no lo hacemos, aumentamos 10 libras (cuatro kilogramos) cada unos cuantos años, a pesar de que todavía estemos haciendo ejercicio. Recuerdo haber pensado: “¡¿QUÉ ?!”. Me estaba ejercitando hasta la muerte para mantener el peso, ¿y ahora iba a tener que aumentar continuamente la intensidad y la distancia, solo para evitar ganarlo de vuelta? Ese desaliento fue el comienzo del final de mis días de guerrera del ejercicio.
Algunas personas que hacen cambios drásticos en los niveles de dieta o ejercicio podrían caer más peso en las primeras semanas de esfuerzo. Recuerde, hacer cambios sólo durante un corto período de tiempo puede dar resultados al principio, pero cuando vuelva a los viejos hábitos, su peso volverá. Los investigadores de la UCLA encuestaron datos de 31 estudios de dieta diferentes y reportados en una edición de abril de 2007 del "American Psychologist" que la mayoría de personas que hacen dieta a recuperar el peso perdido en pocos años. Hacer pequeños cambios en su dieta que se puede vivir con los siglos de la creación de un estilo de vida más activo, la búsqueda de movimiento que le guste, es la única manera segura de alcanzar y mantener un peso saludable.
De acuerdo, pero sé inteligente. Si tienes unas ganas irresistibles de llevarte algo dulce a la boca, que sea una onza de chocolate negro, una tortita de arroz inflado, un dulce casero, un par de galletas integrales sin azúcar blanco, un yogur con sirope de Ágave o una pieza de fruta. Pero si eres capaz, espera unos minutos y en lugar de comer dulce, toma algo salado y más nutritivo, por ejemplo, un pequeño bocadillo de atún o de jamón ibérico, una tortilla francesa o un puñadito de frutos secos. Te saciarán el hambre (comiendo dulce querrás más dulce en poco tiempo), te aportarán menos calorías y más nutrientes. Lo importante es salirse de la "rueda del azúcar" y tomar alimentos "reales".
Las legumbres, los cereales, el pan o la pasta integral no son los culpables de tus kilos de más. Tus enemigos son los dulces industriales, el pan de molde, los snacks salados (aléjate de la máquina del trabajo), los cereales azucarados y los alimentos refinados. Este tipo de carbohidratos de digestión rápida son los que descontrolan tu IG, es decir tu índice glucémico o nivel de insulina en sangre. SÍ. Toma siempre hidratos en el desayuno y cómelos al medio día (un plato de pasta, arroz o legumbres) si por la tarde vas a hacer ejercicio. Toma legumbres al menos tres veces en semana (su fibra es fantástica para tus intestinos y te quitan el hambre durante horas) y el resto de hidratos mejor integrales, ya que se vierten lentamente al torrente sanguíneo, no producen picos de insulina y no se cumulan en forma de grasa como los refinados. NO. A los hidratos de carbono por la noche. De todo lo que venga envasado y tenga pinta de fast food, olvídate.
Una versión sintética de estas se vende como suplemento alimenticio para la pérdida de peso incrementando la síntesis de grasa e incrementando los niveles de la hormona adiponectina que se sintetiza en el tejido adiposo y participa transformando la grasa en energía que el cuerpo puede utilizar y al degradar la grasa acumulada se logra obtener una pérdida de tallas, teniendo un cuerpo con un menor porcentaje de grasa.
Esta nuevo tratamiento, interviene en los mecanismos de control del apetito, por lo que consigue aumentar la sensación de saciedad y ralentiza el vaciado del estómago, así consigue que el paciente tenga menos hambre y pierda peso. Sin embargo, este fármaco solo funciona como parte de un programa dietético y ejercicio físico pautado por un especialista endocrino, junto con motivación psicológica, en los casos que sea necesario. Liraglutida 3.0 mg también parece tener efectos sobre otros factores de riesgo que aparecen junto a la obesidad; así baja la glucosa en sangre, aumenta el colesterol HDL, disminuye los triglicéridos y el LDL, ayuda a mejorar la apnea y el perfil lipídico.
×