Se trata de inhibidores del apetito naturales, a partir de extractos herbales, los cuales contienen principios activos para lidiar con el ansia de comer, y poder regularla. Un potente inhibidor del apetito puede contribuir junto a un planning de entrenamiento y ejercicio adecuado, conseguir unos resultados muy notorios dentro del marco para la recomposición corporal, y sin ningún tipo de efectos secundarios peligroso para la salud.
En general, para llevar una dieta equilibrada, recomiendo hacer 5-6 comidas diarias, pero realmente lo que determina el número de comidas al día es el número de horas que permanezcamos activos. Una persona que desayune a las 6:00 y cene a las 23:00 tendrá que hacer un número mayor de comidas que aquella que desayune a las 9:00 y cene a las 22:00. Lo realmente importante es no dejar grandes períodos de ayuno, ya que esto desencadena un desequilibrio de los niveles de glucosa lo que a su vez provoca descenso de la energía vital, incremento del apetito y tendencia a acumular grasa cuando ingiramos comida a modo de supercompensación.

El té rojo puede encontrarse en muchos productos orientados a quemar la grasa. Pero lo ideal es incluir la hierba fresca en cada preparación. Es de origen oriental, y entre sus atributos se cuentan la disminución de los triglicéridos en el organismo, y ayuda a reforzar el sistema inmune. Con 1 o 2 tazas al día luego de unos meses, se pueden observar los beneficios del té rojo en nuestro cuerpo.
Existen diversas opiniones sobre el uso de inhibidores del apetito y de la absorción de las grasas como tratamiento para perder peso. Algunos opinan que se pueden tomar durante un tiempo como complemento, siempre que finalmente se modifique también la alimentación. Otros consideran que deben tenerse en cuenta los graves efectos secundarios. Eso sí, hay que tener en cuenta que muchos medicamentos para adelgazar  han sido aprobados y después, con el tiempo, son retirados del mercado debido a sus efectos secundarios.
×