Cuando decidimos empezar una dieta de adelgazamiento, siempre pensamos en la utilización de productos que nos ayuden a bajar de peso más rápido. Lo primero que quiero destacar es que por muchos suplementos o productos que tomemos para adelgazar, no van a servirnos de nada si no llevamos una buena alimentación. Otra cosa es que hagamos una dieta equilibrada, variada y sana y la acompañemos con alguna ifusión que nos ayude a eliminar líquidos o a saciarnos.
Según el coach y quiropráctico Ata Pouramini, la piña, el limón y el pomelo son frutas que puedes incluir en tu dieta para perder peso en tiempo récord ya que durante su proceso digestivo quemarás más calorías de las que te aportan. La experta en estética y nutrición Myriam Yébenes te propone una dieta intensiva detox para que las comidas copiosas y las cenas no te pasen factura en enero: "Al despertar y antes de desayunar: Toma un vaso de agua tibia con el zumo de un limón para depurar el organismo y activar su metabolismo. Para desayunar un té azul o té rojo + kiwi + una tostada de pan de espelta/centeno con pavo y queso de Burgos o aguacate y levadura de cerveza. Para comer, pescado a la sal o al horno + endivias con zumo de limón. Y para cenar, una ensalada de crudités (endivias, apio, pepino y zanahoria, la cantidad que se desee) aliñada y aderezada con salsa de yogur desnatado, eneldo natural y perejil".

El ritmo de pérdida adecuado es 0,5-1 kg a la semana. Las dos primeras semanas de dieta puede perderse más cantidad de peso, pero en realidad lo que se pierde es agua ligada a las reservas de glucógeno del músculo. De ahí esa pérdida de volumen, a veces muy llamativa, que suele ocurrir al inicio de una dieta de adelgazamiento. Después, como os digo, la pérdida de grasa (que es lo que realmente sobra), será a un ritmo más lento.
El estudio Predimed realizado en España, por ejemplo, concluía en una investigación publicada en 'The New England Journal of Medicine' que una dieta mediterránea enriquecida con frutos secos y aceite de oliva virgen extra reduce en un 30% la posibilidad de morir por un accidente cardiovascular. Una nueva investigación publicada hoy en el 'International Journal of Epidemiology', no obstante, matiza la bondad universal de mezclar frutas, verduras, pescado, cereales, legumbres y aceite de oliva, y añade un matiz olvidado para que esta dieta sea verdaderamente eficaz: tener dinero o pertenecer a la clase alta.

Esta nuevo tratamiento, interviene en los mecanismos de control del apetito, por lo que consigue aumentar la sensación de saciedad y ralentiza el vaciado del estómago, así consigue que el paciente tenga menos hambre y pierda peso. Sin embargo, este fármaco solo funciona como parte de un programa dietético y ejercicio físico pautado por un especialista endocrino, junto con motivación psicológica, en los casos que sea necesario. Liraglutida 3.0 mg también parece tener efectos sobre otros factores de riesgo que aparecen junto a la obesidad; así baja la glucosa en sangre, aumenta el colesterol HDL, disminuye los triglicéridos y el LDL, ayuda a mejorar la apnea y el perfil lipídico.

×