Porque aunque parezca que no, sí que se pueden perder en una semana esos tres kilos de más de forma rápida y sin efecto yo-yó. La cuestión es, ¿cómo? La doctora experta Ana Bellón nos da una de las respuestas "con una dieta controlada que preserve nuestra masa muscular y que ataque a la grasa localizada lo que favorecerá unos buenos resultados a largo plazo", nos asegura.

Una versión sintética de estas se vende como suplemento alimenticio para la pérdida de peso incrementando la síntesis de grasa e incrementando los niveles de la hormona adiponectina que se sintetiza en el tejido adiposo y participa transformando la grasa en energía que el cuerpo puede utilizar y al degradar la grasa acumulada se logra obtener una pérdida de tallas, teniendo un cuerpo con un menor porcentaje de grasa.
Aunque pensé que el pollo y el pescado eran bajos en grasa, la verdad es que mientras el corte más magro de carne de res tiene alrededor de 28 % de calorías de grasa, el de pollo blanco, sin piel, es casi igual, ¡con 24 % de calorías de grasa! El atún tiene el 21 % y el salmón el 40 %. ¡Los huevos tienen el 70 % de grasa! Mis esfuerzos de pérdida de peso estaban fallando porque estaba haciéndolo todo mal.

Contrario a lo que muchos pueden pensar,  la dieta mediterránea es la dieta tradicional por excelencia de países como España, Italia y Grecia en los años 60, y gracias a que los especialistas pudieron comprobar que estas personas se encontraban mucho más sanas que los americanos, ahora es una de las dietas más recomendadas para bajar peso rápidamente.
Para bajar de peso rápido el principal secreto es hacer cambios en el estilo de vida como disminuir la cantidad de calorías diarias, aumentar la actividad física principalmente ejercicios cardiovasculares para quemar la grasa acumulada en el organismo y, además de esto, se debe tener claro el objetivo que se quiere alcanzar. Por lo que estos cambios a nivel de la alimentación deben incluir alimentos más naturales y menos procesados, aumentando el consumo de agua, frutas, vegetales y de alimentos integrales para aumentar el aporte de fibras al organismo, disminuyendo las grasas, los alimentos precocidos y los alimentos ricos en carbohidratos simples. 
¿Comes poco, intentas que sea sano y aún así no consigues bajar de peso? La clase puede estar en el azúcar blanco, un producto químico que no aporta ningún nutriente al organismo y sí muchas calorías. ¿No tomas azúcar? Puede que no se lo añades al café pero estés tomándolo a través del pan de molde, las verduras envasadas, las sopas o purés de tetrabrick, el fiambre, el salmón ahumado, los yogures, los alimentos precocinados… sólo tienes que empezar a leer las etiquetas de lo que compras para llevarte las manos a la cabeza y darte cuenta de la cantidad de azúcar que ingieres sin querer. Menos energía. Todo ese azúcar es el que provoca picos de insulina, que siempre tengas hambre y que estés baja de energía.
Los dulces de esta marca dietética, disponibles en distintos sabores como uva, sandía y manzana, contienen Satiereal, un extracto de plantas naturales que dicen ayuda a controlar los antojos, la ingesta de alimentos y el peso. Pero si bien el ingrediente activo es técnicamente “seguro”, muchos expertos en nutrición están de acuerdo en que los supresores del apetito son una estrategia dietética a corto plazo pero ineficaz a la larga y que puede promover hábitos alimenticios nocivos así como exacerbar trastornos preexistentes como la anorexia. El hecho de que el producto de esta compañía se presente en forma de dulce (en este caso una colombina), y parezca por tanto dirigido a un consumidor más joven, es particularmente preocupante. "Kim es una vendedora y promotora increíble, y muchas jóvenes la admiran", dice la nutricionista afincada en Manhattan Maria Marlowe. "Pero esto transmite los mensajes equivocados: que tener hambre es malo, que nuestros cuerpos necesitan control, y que el camino hacia nuestro cuerpo ideal viene en forma de caramelo".
La propuesta de la dieta baja en carbohidratos, es rica en proteínas y hasta el momento es considerada una de las dietas más eficaces para la pérdida peso. De hecho, existe una gran cantidad de evidencia científica, que asegura que una dieta proteica y baja en carbohidratos, es la opción perfecta para aquellas personas que desean adelgazar rápidamente.  Además son perfectas para tratar diferentes problemas de salud como la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico y otras afecciones relacionadas con una mala alimentación.
El ácido hidrocítico o HCA es el principal ingrediente de Reducelant Garcinia. Es un ingrediente natural especialmente incluido en este suplemento para aumentar la capacidad del cuerpo para quemar grasa. Este compuesto se toma de la fruta en forma de calabaza conocida como Garcinia Cambogia. La Garcinia Cambogia está bendecida con increíbles poderes para quemar grasa. Induce actividades de termogénesis en el cuerpo para regular las actividades metabólicas en el cuerpo. Esto, a su vez, enciende las células de grasa almacenadas. Nuestro cuerpo tiene una enzima (citrato liasa) responsable de la conversión de carbohidratos en moléculas grasas. Pero este ingrediente restringe la función de esta enzima y convierte las moléculas grasas en glucógeno. Además de los beneficios de pérdida de peso, este ingrediente también fortalece los órganos digestivos y también mantiene los niveles de azúcar en la sangre.
Los supresores del apetito actúan principalmente en los transmisores neuroquímicos del sistema nervioso central para reducir la ingesta de alimentos. Estos medicamentos funcionan en el cerebro para “engañarlo” y hacerle creer que no tiene hambre. Los supresores del apetito con receta se pueden utilizar en conjunto con una dieta saludable y una mayor actividad física para lograr y mantener una pérdida de peso significativa y están destinados para el uso a corto plazo.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×