Algunas dietas de moda no son saludables y no proveen todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Además, si pierde más de 3 libras (casi 1½ kilos) a la semana por varias semanas, puede aumentar la posibilidad de que desarrolle cálculos biliares (masas de material sólido en la vesícula biliar que pueden ser dolorosas). Si sigue una dieta de menos de 800 calorías al día por largo tiempo, puede llegar a tener problemas graves del corazón.
Adelgazar 15 kg en 7-8 meses implica que harás un descenso promedio de 500 g a la semana, que es lo recomendable para evitar pérdida muscular y deficiencias nutricionales. Por ello es importante que te pongas en las manos de un dietista nutricionista colegiado que te brindará todas las herramientas necesarias para  que por un  lado, logres disminuir progresivamente tu porcentaje de grasa y por otro lado, para que luego seas capaz de mantener un peso saludable.
Saxenda (inyección de liraglutida [origen ADNr]): Este medicamento inyectable ayuda a las personas a hacer ejercicio para que se sientan llenos antes, para que coman menos y pierdan peso. El Saxenda puede ser utilizado por pacientes obesos (un IMC de 30 o más) o por pacientes que tienen un IMC de 27 o más y una condición médica relacionada con el peso como la diabetes tipo 2, colesterol alto o presión arterial alta.
Como hemos dicho, el té verde ha ganado mucha fama en todas partes por sus beneficios antioxidantes, que combaten los radicales libres del cuerpo. Pero la mayor causa es que muchos lo consumen para ayudarse en tratamientos de adelgazamiento. Para muchos, perder peso no es sencillo, y buscamos remedios que nos ayuden y aumenten la eficacia de nuestro empeño por lograr este objetivo.
Son sobre todo la práctica del ayuno, las dietas hiperproteicas y las dietas muy bajas en calorías las que provocan esta deshidratación. Estas pérdidas notables de agua en el organismos tienen consecuencias a nivel cardiovascular y renal pues la sangre es en su mayor parte agua y si hay deshidrtación la sangre se espesa y hay problemas en su circulación: la tensión arterial se desploma y comienzan los problemas para regular la temperatura corporal.
En primer lugar, para empezar a perder peso es necesario conseguir un balance energético negativo. En otras palabras: gastar más calorías de las que se ingieren. La mejor forma de lograrlo consiste en cambiar los hábitos alimentarios y practicar más ejercicio. Si se desea adelgazar de modo saludable, hay que intentar reducir el consumo calórico como máximo 500 o 1000 kilocalorías por debajo de sus necesidades calóricas diarias. De esta manera se puede perderá aproximadamente 0,5-1 kilogramo de grasa corporal por semana.

Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×