Si has consumido cinco frutas al día y estás listo para dar el siguiente paso consumiendo aún más “alimentación adecuada”, hemos elaborado una lista de “buenos alimentos” y una lista de “malos alimentos”. Puedes imprimir las listas y ponerlas en la pared de tu cocina. Cada vez que comas algo verifica si está incluido en la lista de “buenos alimentos” o en la lista de “malos alimentos”. Si está en la lista de “malos alimentos” trata de reemplazarlo por algo de la lista de adecuada. Si no puede sustituir algo de la lista de ‘mala nutrición’ por alguna razón ¡disfrútalo y no te sientas culpable por ello!
También aportan proteína en su forma más pura, es decir, sin apenas carbohidratos ni grasas (que posiblemente ya ingieres en cantidad suficiente con los alimentos). Tampoco contienen sustancias acompañantes no deseadas, como colesterol y purinas, que están presentes sobre todo en la piel y los despojos de alimentos de origen animal y pueden causar gota.
La Universidad de Newcastle, en Australia, ha presentado un programa de adelgazamiento solo pensado para hombres y la han bautizado como Workplace POWER, acrónimo de Preventing Obesity Whitout Eating Like a Rabbit ('Prevenir la obesidad sin comer como un conejo'). "Muchos varones no reconocen que tienen sobrepeso”, explica en 'The Sidney Morning Herald' uno de los creadores de la dieta, el profesor Philip Morgan. “Tener barriga no parece ser un problema cuando todos tus compañeros tienen una. Ser gordo se ha normalizado entre los hombres porque el 70% tiene obesidad o sobrepeso”.
Para desayunar deberías tomar fruta y te recomiendo una porción de pan de cereales con un par de lonchas de pollo/pavo y un café solo o si no te gusta con algo de sacarina. A media mañana es el momento de tomar otra pieza de fruta, para comer no olvides incluir verduras y carne o pescado, ambos blancos, y toma pasta o arroz al menos 3 veces a la semana. Para merendar te recomiendo que tomes frutos secos. En la cena te recomiendo otro plato de verdura. Sazona la verdura con aceite y vinagre no con mayonesa. Y aquí ya entra tu imaginación para buscar una dieta variada que te guste teniendo estos alimentos como base. No tomes pasta, arroz o pan por la tarde y noche, evita tomar alcohol y alimentos o bebidas con una gran cantidad de azucar.
Por esas razones, al momento de elegir cual té es el adecuado para perder peso es necesario considerar cuales son nuestras necesidades, como funciona nuestro metabolismo, conocer nuestro estado de salud en general y saber específicamente si queremos eliminar líquidos o tejido graso, para posteriormente establecer comparaciones entre los componentes, ventajas y desventajas de cada una de las infusiones que tenga propiedades diuréticas y ayuden en la pérdida de peso. Sin embargo, no hay una elección correcta o errónea, cualquiera de estos tés puede ayudar a bajar de peso.
Piensa antes de comer. No tienes que renunciar a las bebidas y comidas que te gustan simplemente debes reducir un poco la ingesta de las más calóricas e introducir opciones más saludables. Muévete. Mantente de pie y anda todo lo que puedas. Todos los pasos cuentan si tratas de perder peso. Sube las escaleras en vez de usar el ascensor, aparca más lejos y anda. Moverse es la mejor manera de cumplir tus objetivos cuanto antes.
Primero de todo, no te agobies y sobre todo no trates de perder el peso que necesitas de manera poco saludable. Recuerda que muchas “dietas milagro” que te prometen mucha pérdida de peso en poco tiempo, generan efectos perjudiciales en tu organismo, además de producir un efecto rebote una vez finalizadas. Por ejemplo es común en esos casos hacer dieta en esta época del año y luego recuperar todo el peso perdido e incluso incrementarlo más durante las vacaciones de agosto. Mi intención es que pierdas esos kilos que te sobran de manera saludable.
Hola estoy haciendo dieta ya que tengo 4 kilos de mas y tengo una hernia lumbar, por lo tanto cuando subo de peso me duele.Soy vegetariana hace años, pero comia mucho pan y galletas aunque sin sal.Ahora estoy comiento verduras mezclo mucho con quinoa y tomo te rojo y verde juntos aprox.2 lts por dia.Como una rodaja de pan integral multicereal tostado con dos trozos de queso magro sin sal.No uso nunca sal ni azucar.1 manzana y 1 yogur 0.Luego tomo los dos te mezclados.Luego como manzanas y peras.ceno legumbres y proteinas claras de huevo (el helado de tu dieta es exquisito el de 4 claras).A veces 1 manzana o pera dulce de membrillo para diabeticos y luego los 2 te.Esta bien? Suprimi las harinas solo quedo el pan multicereal del desayuno. Gracias por todo y saco muchas cosas de tus recetas.Monica No se como enviarlo mi email es el que me escribes y si es valido. 1 0
La clave para perder peso (o más bien grasa corporal) es generar un balance energético negativo. Es decir, consumir -de forma controlada- menos calorías de las que quemamos, y que dichas calorías provengan de alimentos de "calidad" nutricional. Eso sí, si exponemos a nuestro cuerpo a una restricción calórica excesiva puede tener efectos negativos: decaimiento y el conocido efecto rebote (nuestro cuerpo se defiende de la falta de energía asimilándola en forma de grasa).
La infusión de Ashwagandha te dará una mejor visión de la vida y reducirá las hormonas del estrés que pueden causar estragos en tu cintura. Un estudio publicado en el Indian Journal of Psychological Medicine, encontró que “el  extracto de raíz de Ashwagandha mejora con seguridad y eficacia la resistencia de un individuo hacia el estrés y por lo tanto mejora la calidad de auto-evaluación de la vida.”
El sistema supresor del apetito Slim Shots contiene ingredientes tales como la avena, el aceite de palma y el aspartamo que disminuyen los antojos de comida. Una toma del líquido está destinada a ser ingerida dos veces al día durante la primera semana de uso, seguida por una toma de un día en las semanas posteriores. Los fabricantes de Slim Shots recomiendan el uso del producto en combinación con una dieta saludable y un plan de ejercicios, ya que no promueve la pérdida de peso duradera por sí solo.

Aproximadamente en 1995, yo tenía veintiocho años y algo de sobrepeso. Comencé un insoportable programa de ejercicio de marcha rápida / trote a una velocidad de 35 a 40 millas (56 a 64 kilómetros) por semana, más 20 millas (32 kilómetros) adicionales en bicicleta. ¿Perdí el peso? Por supuesto. ¡Piensa en las calorías que estaba quemando! Pensé que también estaba comiendo más sano, pero luego descubrí que lo que pensaba que era saludable, realmente no lo era.
Un estudio de Northwestern Medicine concluyó que aquellos que se despiertan en torno a las 11 de la mañana tienden a consumir, de media, 250 calorías más, la mitad de fruta y productos frescos, y el doble de fast food que la gente que se levanta antes: tres prácticas que favorecen digestiones más lentas y que pueden inflar la zona abdominal. Una práctica no reñida con conseguir las reglamentarias y adecuadas ocho horas de sueño: todo es saber organizarse.
Tu cuerpo reacciona como un buque petrolero por lo que si deseas cambiar su rumbo esto tomará algún tiempo. Cada cambio estructural en la dirección correcta es un cambio del que debes estar orgulloso siempre y cuando este sea permanente. Después de hacer un cambio, este tomará alrededor de seis semanas en volverse un cambio permanente y convertirse en parte de tu vida diaria.
No hay dudas de que el desayuno es la comida más importante del día. Hasta el momento en que te levantas, llevas unas 8 horas sin comer. La primera comida de la mañana te brinda toda la nutrición y energía que necesitas para afrontar el día. Sin embargo, muchas personas se saltean el desayuno porque no se hacen tiempo para preparar algo. Las investigaciones demuestran que si haces esto, tienes mayor tendencia a buscar snacks poco saludables a media mañana.
Para perder peso siempre hay dos opciones: la vía rápida y menos saludable en la que suprimimos comidas y nutrientes y conseguimos perder peso a corto plazo pero rápidamente lo recuperaremos o la vía más lenta, razonable y saludable, en la que se mantiene la dieta equilibrada pero restringuiendo calorías y gastando más a base de ejercicio. Aqui van una serie de consejos para reducir peso de forma saludable:
La mayoría de los nutricionistas, como los de la Escuela de Salud Pública y los Institutos Nacionales de Salud de Harvard recomiendan la pérdida de peso lenta y constante a un ritmo de alrededor de 1 o 2 libras por semana. Para perder sólo una libra por semana, usted debe quemar 3.500 calorías más de lo que consume. Puede crear este déficit recortando calorías de su ingesta diaria, aumentando su nivel de actividad o por la combinación de los dos. Apunta a gastar entre 500 y 1.000 calorías más por día que se ingiere para perder 1 a 2 libras por semana.

El consumo de arándanos puede ayudarte a reducir la inflamación, según un estudio publicado en la revista Molecular Nutrition & Food Research. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos; un grupo recibió una dieta que incluía un equivalente de 1,5 tazas de arándanos, mientras que el otro grupo siguió una dieta de control que no incluía la fruta. Al final del experimento, el grupo que consumió arándanos tenía menor inflamación que sus contrapartes que no consumieron la baya.
La dieta de Mayo Clinic está diseñada para ayudarte a perder de 6 a 10 libras (2.7 a 4.5 kilogramos) durante la fase inicial de dos semanas. Después pasas a la segunda etapa, en la que sigues bajando de 1 a 2 libras (0,5 kg a 1 kg) por semana hasta alcanzar tu peso deseado. Al continuar con los hábitos de vida que aprendiste, puedes mantener tu peso meta de por vida. La mayoría de las personas pueden bajar de peso con casi cualquier plan de dieta que limite las calorías —al menos, a corto plazo. El objetivo de la dieta de Mayo Clinic es ayudarte a mantener el peso de forma permanente al tomar decisiones inteligentes acerca de los alimentos, al aprender a controlar los contratiempos y al cambiar tu estilo de vida.
Los lácteos son muy recomendables en nuestras dietas pensadas para conseguir el peso ideal. En primer lugar por sus nutrientes animales, y en segundo lugar por la importante dosis de calcio. Los quesos son buenos, pero intentaremos evitar los más grasos como el azul. Los yogures y un vaso de leche son básicos y muy apetecibles a cualquier hora del día.

Aunque no existe ninguna dieta milagrosa que te haga bajar de peso de un día para otro, hay formas muy sencillas y planes alimenticios que te ayudarán a bajar esos kilos de más y mantenerte más saludable en menos tiempo de lo esperado sin tener que sufrir. La clave está en una selección correcta de los alimentos para tu dieta diaria. Para ello debemos priorizar unos alimentos frente a otros y seguir al pie de la letra las pautas de un menú especifico, que sea moderada, variada y muy equilibrada.


Es realmente sencillo. Responde a las preguntas del test y descubre cuál es el programa de alimentación que más se ajusta a tus necesidades. Eso sí, intenta contestar las preguntas siendo lo más sincera posible. Y si dudas entre varias respuestas, escoge aquella en la que te sientas más reflejada. El resultado te dirá si debes seguir una dieta baja en grasas, una dieta saciante o bien una dieta depurativa.
El sitio web ConsumerSearch.com recomienda sólo con receta médica la fentermina, un supresor del apetito que ha estado en el mercado durante mucho tiempo. Estas píldoras disponibles sólo a través de un médico se utilizan como parte de una estrategia multifacética para bajar de peso en personas con niveles muy altos de obesidad que hacen dieta. Actúa sobre el sistema nervioso para reducir el hambre y los antojos. Es importante seguir las indicaciones de tu médico al usar este medicamento para evitar los efectos secundarios y una posible adicción.
Primero de todo, no te agobies y sobre todo no trates de perder el peso que necesitas de manera poco saludable. Recuerda que muchas “dietas milagro” que te prometen mucha pérdida de peso en poco tiempo, generan efectos perjudiciales en tu organismo, además de producir un efecto rebote una vez finalizadas. Por ejemplo es común en esos casos hacer dieta en esta época del año y luego recuperar todo el peso perdido e incluso incrementarlo más durante las vacaciones de agosto. Mi intención es que pierdas esos kilos que te sobran de manera saludable.

¿Comes poco, intentas que sea sano y aún así no consigues bajar de peso? La clase puede estar en el azúcar blanco, un producto químico que no aporta ningún nutriente al organismo y sí muchas calorías. ¿No tomas azúcar? Puede que no se lo añades al café pero estés tomándolo a través del pan de molde, las verduras envasadas, las sopas o purés de tetrabrick, el fiambre, el salmón ahumado, los yogures, los alimentos precocinados… sólo tienes que empezar a leer las etiquetas de lo que compras para llevarte las manos a la cabeza y darte cuenta de la cantidad de azúcar que ingieres sin querer. Menos energía. Todo ese azúcar es el que provoca picos de insulina, que siempre tengas hambre y que estés baja de energía.

Coma solamente cuando en verdad tenga hambre, en lugar de comer porque está cansado, angustiado o con cualquier otro estado de ánimo. Si se da cuenta de que no está comiendo con hambre sino porque se siente aburrido o angustiado, póngase a hacer otra cosa que no implique comer. Puede ser que se sienta mejor con una caminata rápida o llamando por teléfono a un amigo.
Utiliza aceite de oliva. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de este régimen y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.

Los componentes e ingredientes de un supresor de apetito van a trabajar para conseguir eliminar ciertos problemas, tan importantes como ansiedad por la comida. Entre las propiedades de los inhibidores del apetito naturales, podemos encontrar que algunos de ellos poseen efecto termogénico (aumento de la temperatura corporal), lo que implica incluso llegar a consumir calorías en reposo; contienen o no, sustancias estimulantes, como la cafeína, y que por ello inducen sobre el sistema nervioso, siendo esta característica aprovechable para la práctica deportiva, reduciendo la percepción de la fatiga y por tanto, logrando mantener un ritmo más elevado durante la sesión física; o bien son algún tipo de mineral, tal como el cromo (potente inhibidor del apetito) con propiedades para regular la glucemia sanguínea. Este último punto es bastante interesante, ya que se puede conseguir un efecto del supresor de apetito manteniendo los niveles de azúcar post pandriales (horas después de una comida) en márgenes normales que no impliquen una alteración brusca de la insulina y que no nos veamos casi obligados a volver a realizar un comida o snack.


Es normal que pienses que esta semana de control de tus comidas no suele ser habitual, bien porque has cometido excesos extra, porque has tenido más compromisos, más comidas de trabajo, etc. Probablemente, tu vida social es así a menudo durante el año, por lo tanto, cualquier semana que elijas para realizar este seguimiento, podría ser tu día a día habitual.


La infusión de limón puede ayudarte a adelgazar la barriga rápido, gracias a su contenido de D-limoneno. Este compuesto que se encuentra en la corteza del limón, es un aceite esencial que se ha utilizado por sus efectos diuréticos desde la antigüedad. Sin embargo, hasta hace poco, no hubo hallazgos científicos para respaldar lo indicado. Un estudio en animales publicado en la Revista de la Sociedad Farmacéutica de Japón confirmó que el D-limoneno es un efectivo disolvente biodegradable de la grasa corporal.
Además, el azúcar natural de las frutas afecta el consumo de hidratos de carbono —sobre todo si consumes muchas frutas—. Es posible que esto aumente temporalmente tu nivel de azúcar en sangre o de ciertas grasas en sangre. Sin embargo, este efecto disminuye si estás bajando de peso. Si tienes diabetes o alguna otra enfermedad, o inquietudes, trabaja con tu médico para adaptar la dieta de Mayo Clinic a tu situación. Por ejemplo, las personas que tienen diabetes deberían procurar consumir más vegetales que frutas si es posible. Una buena idea es comer vegetales como tentempiés en lugar de frutas únicamente.
Verdad: Hacer actividades que ayudan a fortalecer los músculos regularmente puede ayudarle a quemar más calorías. Para fortalecer los músculos, puede levantar pesas, utilizar bandas de goma o ligas grandes de resistencia, hacer flexiones o abdominales, o hacer quehaceres domésticos o tareas de jardinería que le hagan levantar algo o cavar. Hacer actividades de fortalecimiento 2 ó 3 días a la semana, no le hará "demasiado musculoso". Solamente el entrenamiento intenso para endurecer los músculos, combinado con la genética (los genes heredados de los padres), logran formar músculos muy grandes.
Los nutricionistas no dejan de insistir en la importancia que tiene la primera comida del día, que es la que arranca el metabolismo, la que te proporciona energía y la que te ayuda a regular el apetito hasta la comida. De todo. Tu desayuno debe contener carbohidratos saludables (pan, cereales o galletas integrales y mejor biológicos, sin azúcares ni grasas añadidas); zumo natural o fruta fresca (mejor al principio para hacer mejor la digestión); un lácteo desnatado o vegetal (si tienes intolerancia a la lactosa o quieres reducir aún más las calorías), café o té verde (tu primera dosis de antioxidantes); proteínas sanas (jamón ibérico, pavo, huevo) para quitarte el hambre; alguna grasa saludable (¡aceite de oliva virgen!) y algo dulce si te apetece mucho (es el mejor momento para tomarlo, tienes todo el día para quemarlo), como mermelada sin azúcar añadido.
Las legumbres, los cereales, el pan o la pasta integral no son los culpables de tus kilos de más. Tus enemigos son los dulces industriales, el pan de molde, los snacks salados (aléjate de la máquina del trabajo), los cereales azucarados y los alimentos refinados. Este tipo de carbohidratos de digestión rápida son los que descontrolan tu IG, es decir tu índice glucémico o nivel de insulina en sangre. SÍ. Toma siempre hidratos en el desayuno y cómelos al medio día (un plato de pasta, arroz o legumbres) si por la tarde vas a hacer ejercicio. Toma legumbres al menos tres veces en semana (su fibra es fantástica para tus intestinos y te quitan el hambre durante horas) y el resto de hidratos mejor integrales, ya que se vierten lentamente al torrente sanguíneo, no producen picos de insulina y no se cumulan en forma de grasa como los refinados. NO. A los hidratos de carbono por la noche. De todo lo que venga envasado y tenga pinta de fast food, olvídate.
Bajar de peso no le resulta fácil a nadie. Al comenzar una dieta o rutina de ejercicios, la ansiedad, el hambre y las tentaciones parecen aumentar, lo que nos hace estar pensando en comida todo el día. Por suerte, existen en el mercado suplementos que controlan el apetito y pueden ayudarnos a acelerar el proceso de la pérdida de peso. Hoy te presentamos los 5 mejores.
×