En general, bajar de peso siguiendo una dieta saludable y nutritiva —como la dieta de Mayo Clinic— puede reducir el riesgo de tener problemas de salud relacionados con el peso, como la diabetes, las enfermedades del corazón, la presión arterial alta y la apnea del sueño. Si ya tienes alguno de esos trastornos, es posible que mejoren considerablemente si bajas de peso, sin importar el plan de dieta que sigas.
Por supuesto que esto es una aproximación. Lo primero de lo que debes estar seguro/a es que el déficit calórico al final de cada día debe sumar 1.000 kcal. aproximadamente. Así es como la mayoría de los dietistas consiguen que sus clientes bajen de peso, concienciando. Es simple hacerse un plan: coge pape y boli, y una aplicación móvil que te calcule las calorías de lo que comes, y tendrás una aproximación con la que comenzar a hacer cálculos cada día.
Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
×